Conocimiento compartido para la competitividad global de Balears

 

 
 
 
 
 

Renta per cápita y competitividad

Lletra/letra:

Revertir la erosión de los diferenciales de renta per cápita de Balears respecto de su entorno competitivo es posible desde una mejora continua de la productividad basada en la reducción de los diferenciales que el archipiélago acumula en palancas clave de competitividad frente a las regiones europeas más avanzadas.

 


B
alears afronta el reto de revertir la pérdida continua y progresiva de posiciones en el ranking regional europeo de renta per cápita.

La dinámica de intensas y profundas mutaciones que ha tenido lugar, especialmente, a lo largo de las dos últimas décadas en torno a los múltiples y variados determinantes del bienestar (económicos, sociales, políticos, tecnológicos, ambientales...) ha añadido elevadas dosis de complejidad al reto de mantener y, por extensión, de mejorar los estándares de calidad de vida alcanzados por las regiones europeas. Desde esta perspectiva, la revisión de los fundamentos que sostienen el proceso de generación de rentas se erige en una cuestión fundamental, pues evitar cualquier erosión de los diferenciales de renta per cápita respecto del entorno competitivo más directo es estratégico para  garantizar la capacidad de una región de favorecer buena parte de las cuestiones que afectan al bienestar de la población (i.e. salud, educación, seguridad...) y asegurar, en cualquier caso, la no imposición de restricciones al progreso económico y social. 

En este contexto, la progresiva erosión de los diferenciales de renta per cápita que Balears ha experimentado desde la entrada del nuevo siglo respecto de su entorno competitivo más cercano confirma la existencia de dificultades en el seno del sistema regional que impiden gestionar adecuadamente el estadio de desarrollo alcanzado. Tanto es así que, según los últimos datos oficiales publicados, la renta per cápita balear, que actualmente se cifra en un total de 24.393,86 euros por habitante,1 ha acortado durante los últimos quince años el diferencial positivo que tradicionalmente mantiene respecto del territorio nacional, de forma que ha reducido significativamente la distancia respecto de la media española (104,8% vs 124,1%, 2000) y ha descendido de la tercera a la séptima posición de la distribución autonómica. De este modo, Balears se ha alejado de las comunidades con las que compartía posiciones de liderazgo al inicio del periodo –como son Madrid (136,7%) y Navarra (123,2%)– y, así mismo, de las que progresivamente le han ido adelantando –como son País Vasco (130,9%), Cataluña (118,8%), Aragón (109,8%) y La Rioja (109,6%).


 


 

 

 

 

 
© Fundación Impulsa Balears

i|posicionament es una publicación de la Unidad de inteligencia económica que goza de la protección de los derechos de propiedad intelectual en virtud del protocolo 2 anexo a la Convención universal sobre derecho de autor. No obstante, ciertos extractos breves pueden reproducirse sin autorización, con la condición de que se mencione la fuente. 

Esta publicación y otros productos electrónicos de la fundación pueden obtenerse en www.impulsabalears.org, previo registro de los interesados, o  solicitarse al correo electrónico info@impulsabalears.org.

Publicado también en catalán.

Para acceder al texto completo es necesario identificarse como usuario registrado o registrarse aquí.