Conocimiento compartido para la competitividad global de Balears

 

 

IMPULSA BALEARS es una plataforma de conocimiento estratégico e interacción regional que trabaja para facilitar la toma de decisiones de los agentes económicos y sociales y la configuración de una agenda de transformación productiva con un impacto significativo sobre la competitividad global de Balears.

 


 

 

La empresa balear está en condiciones de abrir nuevas ventanas de oportunidad en el escenario post-covid


IMPULSA BALEARS lanza, hoy, i|empresa y da a conocer la situación económico-financiera de las empresas de las islas a las puertas de la pandemia

 

PALMA · IMPULSA BALEARS ha puesto a disposición de los actores interesados los resultados de una nueva actualización de i|empresa, una herramienta que forma parte hace ya varios años del bagaje de recursos de inteligencia económica de la Fundación y que se orienta, una vez más, a facilitar el seguimiento de la estructura, dinámica y principales parámetros de gestión del tejido empresarial del archipiélago.

En esta ocasión, los resultados permiten caracterizar el tejido empresarial de las islas a las puertas del estallido de la pandemia de la COVID-19, una situación que, en palabras de Antoni Riera, director técnico de la Fundación «ha amenazado con poner en peligro la viabilidad de muchas de las 100.022 unidades que estaban activas en las islas a 1 de enero de 2020». Un contingente de proyectos, personas, capacidades y recursos organizados, mayoritariamente, en torno a estructuras de dimensión reducida –como son las microempresas (95,5%, ‹10 asalariados) y la pequeña-empresa (3,8%, 10-49 asalariados)– y, en una menor medida, de mediana (0,5%, 50-249 asalariados) y gran-empresa (0,5%, >250 asalariados) –segmentos que, por su volumen, generan 4 de cada 10 puestos de trabajo de las islas (concretamente, un 41,5%).

De acuerdo con la explotación de los últimos estados contables prepandemia, se confirma, según señala Riera, que «la empresa balear se adentró en el nuevo escenario con una situación económico-financiera favorable, tanto en términos de rentabilidad como de sus líneas base de riesgo, a pesar de que a finales de 2019 se empezasen a observar algunos signos de relajación en los resultados, tanto en términos de facturación como de beneficios». En conjunto, las unidades activas del tejido no agrario de las islas cerraron sus últimas cuentas prepandemia con un retorno de la inversión (o rentabilidad financiera, ROE) del 12%, porcentaje inferior al registrado el ejercicio anterior (14,3%). Esta situación se explica por una moderación de la rentabilidad económica (6,7% vs 7,9%, 2018) a razón de la relajación de los márgenes empresariales (8,4% vs 9,9%, 2018) y la rotación del activo (-1%).

Todo ello se produce en un contexto en el que, patrimonialmente, las empresas presentaban una autonomía financiera que mantenía, en términos relativos, el peso de los fondos propios sobre el pasivo (48,7% vs 49,1%, 2018) y una clara preferencia por las obligaciones financieras a largo plazo (23,4% vs 23,3%, 2018). Apoyadas en una nueva rebaja del coste financiero medio (1,6% vs 1,8%, 2018), las empresas de las islas llegaron a las puertas de la pandemia manteniendo intacta su capacidad de respuesta tanto a corto plazo –como señala su ratio de liquidez por encima de la unidad (1,36 vs 1,34, 2018)–, como a largo plazo –de acuerdo con su ratio de solvencia en niveles lejos del riesgo de quiebra (1,95 vs 1,96, 2018).

De acuerdo con estos resultados, el tejido empresarial ha mostrado, según apunta Riera, «una capacidad financiera de partida nada despreciable para afrontar estos tiempos tan difíciles, si bien, una vez superada esta etapa, será necesario retomar las asignaturas pendientes en materia de productividad». Y es que según es posible conocer a través de i|empresa, el valor añadido generado por trabajador, cifrado en una media de 56.852 euros, ha retrocedido un 2,1% en términos nominales, comportamiento que la productividad del capital también ha reproducido y con una mayor intensidad (-4,9%). Frente a este balance, apostilla Riera, «las empresas deben encontrar nuevamente el margen necesario para la inversión, pues con esta crisis también se abren nuevas ventanas de oportunidad para acelerar, desde la eficiencia y la innovación, nuestra capacidad competitiva».

Los resultados de i|empresa se presentarán, también, esta tarde en la asamblea general de la Asociación Balear de la Empresa Familiar (ABEF), en el transcurso de la cual, Antoni Riera moderará una mesa redonda que contará con la participación de Lina Mascaró, presidenta de la firma de calzado Mascaró, José G. Díaz Montañés, CEO de Artiem y María Cañellas, administradora de Construcciones Metálicas Cañellas.

 

Accede a la i|noticia en pdf

Jueves, 1 julio 2021

 

  • Itinerarios estratégicos

     

    Explora nuevas guías para contribuir al impulso de la competitividad global.

    [Suscríbete]

  • i|monitores

     

    Sigue los factores clave de la posición competitiva y anticípate en la toma de decisiones.

    [Sistema de alertas]

i|global
El mercado laboral de Balears lima los desajustes en competencias durante la pandemia
28-04-2022
IMPULSA BALEARS en la Cumbre de Destinos Sostenibles de la UNWTO
07-04-2022
TÉRMINOS Y CONDICIONES aumenta la red de actores colaboradores de IMPULSA BALEARS
31-03-2022
IMPULSA BALEARS participa en el Foro Tendencias DMallorca 2022
28-03-2022
IMPULSA BALEARS presenta su marco de circularidad hotelera a la comunidad AENOR
15-03-2022
1 de cada 5 mujeres ocupadas en Balears está sobrecualificada
08-03-2022
Balears es la 6ª región con mayor potencial turístico de su entorno competitivo más directo
24-02-2022
IMPULSA BALEARS debate sobre sanidad privada con UBES
18-02-2022

Tal vez también te interesa...